martes, 28 de agosto de 2007

Nuevo disco de Manu Chao


Creo que hay 4 o 5 discos que en mi niñez representan la piedra angular, la base donde se asento luego toda la estructura musical de diverso tipo que fui conociendo, descubriendo y absorbiendo, y la salida de este disco de Manu Chao, La Radiolina, me da la excusa perfecta para hablar de eso, de el y como llego a mi.

Los discos que creo me quedaron bien marcados dentro mió por diversas circunstancias y por que me hicieron conocer un sonido nuevo y como ya dije fue donde se deposito todo lo demás, fueron en primer lugar cuando era muy chico, el álbum blanco de The Beatles, y casi al mismo tiempo un cassetito de Almendra, que tenia el disco Almendra, y Tema de Pototo. También recuerdo muy presente el disco de Los Piojos, Ay Ay Ay, 13 de Blur y casi por ultimo (por que falta uno) el disco OK Computer de RADIOHEAD.

El disco que me falta nombrar y al que me refiero es Casa Babylón de Mano Negra.

En el año 96 cuando tenia 11 años, me fui de vacaciones en auto con mi viejo a Córdoba. En ese auto sonaban tres cassettes grabados todo el viaje. Uno era un disco de Suéter, el otro era Alta Suciedad de Andres Calamaro, y el tercero Casa Babylón, esa fue la primera vez que escuche a Manu Chao. Me acuerdo que a esa edad que todavía no entendía bien las letras me daba mucha gracia el tema Súper Chango, pero con los años fui entendiendo, me hice fanático de ese disco. El primer tema, Viva Zapata, es toda una proclama de lucha y son geniales temas como Bala Perdida y Machine Gun, o Mama Perfecta y La Vida.

En el 98 un dia mi viejo trajo un nuevo disco a la casa, era Clandestino, de Manu ya solista. Yo ya tenia bien en claro el mensaje de Chao (no se por que no puse este disco entre los que nombre antes, no paro de escucharlo hasta ahora) . Me encantaba viajar con este disco, transitar kilómetros adentrándonos en la pampa bonaerense cuando ayudaba a mi viejo en el laburo (es agrimensor) mientras sonaba Desaparecido o Por el suelo. Recorrer los pueblos con el mensaje del Subcomandante Marcos o escuchar al atardecer cuando ya nos volvíamos, con el cansancio a cuestas, la triste Día luna… Día pena, Mentira o El viento, era inigualable, ese disco definitivamente marco una época para mi.

El 3 de septiembre Manu Chao lanza La Radiolina, que creo que es un disco que lo acerca al sonido que tenia en Mano Negra, mas potente y con mas fuerza, aunque sin perder la genialidad de su primer disco solista. Creo que es un cóctel de ambos por que es un disco mas eléctrico que Poxima Estación y Clandestino pero el espíritu Tercermundista esta mas presente que nunca. Un temazo que creo y me voy a animar a anticipar va a sonar en todas las radios es El Hoyo, un reggae que empieza casi ska pero que a la mitad cambia de velocidad y es muy pegadizo, me gustaron mucho Me llaman calle, Y ahora que? (otro temazo), Mala Fama con una letra genial, El mundo es una Tombola dedicada a Maradona, Otro Mundo uno de los temas mas clandestinos y Politik kills y Raining in Paradize que son los temas con letra mas combativa.

Lista de temas

1. 13 Días
2. Tristeza Maleza
3. Politik Kills
4. Raining in Paradize

5. Besoin de la Lune
6. El Kitapena

7. Me Llaman Calle
8. A Cosa

9. The Bleedin Clown
10. Mundorévès

11. El Hoyo
12. La Vida Tómbola
13. Mala Fama

14. Panik Panik
15. Otro Mundo

16. Piccola Radiolina
17. Y Ahora Qué ?

18. Mama Cuchara

19. Siberia
20. Soñe Otro Mundo

21. Amalucada Vida


Aca dejo dos videos, el primero es Raining in Paradize, de La Radiolina, que fue dirigido por Emir Kusturica y filmado en Buenos Aires, y el segundo es Mentira, del disco Clandestino, y tambien dejo extractos de una entrevista que le realizo el diario El Pais acerca del lanzamiento del disco y ademas habla de su forma de pensar sobre diversas cosas para quien no lo conozca y quiera saber sobre el:




Raining in Paradize, La Radiolina

Mentira, Clandestino



Entrevista a Manu Chao, Diario El Pais, España

DIEGO A. MANRIQUE 16/08/2007


"Uno de los misterios de Manu Chao es la divergencia entre lo que ofrece en directo y sus discos de estudio. Clandestino, Poxima estación... Esperanza y, ahora, La radiolina son cuidados collages, seductores rompecabezas donde encaja elementos sonoros captados en sus viajes. En vivo, no hay margen para sutilezas: plantea una descarga de punk, ska y reggae para botar. Como si sus dos principales vocaciones, la de creador y la de animador pachanguero, siguieran trayectorias paralelas, de imposible coincidencia. Su explicación rompe los esquemas: "Son mundos aparte, que necesitan estímulos diferentes. Para grabar funciona muy bien algo de marihuana. Sin embargo, fumar no le viene bien al directo, es preferible un chupito de algo. El alcohol es peligroso en el estudio; al rato, lo que quieres es dejar la computadora e irte a un bar. La maría también tiene consecuencias: no te deja soñar, puede darte pesadillas".

Se anima con el asunto de las sustancias. "La más traicionera es la cocaína. Su mera existencia da mal rollo. Cuando vivía en Madrid, salíamos de marcha por Malasaña; entonces, el combustible del barrio era la coca. Y la gente se pasaba las horas buscando la siguiente raya. Como nosotros no consumíamos, nos manteníamos frescos y nos miraban con sospecha: "Putos franchutes tacaños". ¡Se corrió la voz de que Manu tenía la mejor coca, pero no invitaba a nadie! La coca es lo peor. Cuando se vende como crack, trae armas y violencia. He visto cómo destroza lugares y no es bonito".

"Estoy por la legalización Marihuana, con los controles que sean. Me parece contraproducente que los Gobiernos dejen el negocio de las drogas a los malos. Odio que ese dinero vaya a las mafias, que son el peor enemigo de la democracia. Intento que lo que consumo no haya pasado por manos sucias".

Manu evita el tono apocalíptico cuando se refiere a la crisis causada por las descargas irregulares. "Después de todo, yo también me formé con copias piratas, casetes que nos intercambiábamos. Y claro que me gustaban más los elepés. De todas formas, el vinilo no ha desaparecido y vamos a seguir usando el CD. Quizá tengamos que cambiar el concepto de obra: un CD retrata al artista en un momento determinado, pero eso puede ampliarse. Aunque La radiolina tenga veinte temas, quiero seguir en la misma onda. El mismo nombre lo explica: voy a convertir mi página de Internet en una pequeña radio que vaya difundiendo mis novedades. Al final, La radiolina puede que sean treinta o cuarenta canciones".

Eso encaja mal con las angustias que, según Manu, acompañan el proceso de elaboración de un disco largo. "Para mí, cada disco debe ser un viajecito, que te lleve de un punto a otro. Cuando quieres cerrar un disco, descubres que falta, no sé, un nudo que te permita pasar de un bloque a otro. Idealmente, los cuarenta o cincuenta minutos de un álbum deben ser como una sola canción, que fluya sin sobresaltos. Suelo escucharlo de noche, en la cama. Sin los ruidos de fuera, sin llamadas, compruebas si sobra o falta algo. Hay temas en La radiolina que están hechos a última hora para eso, para tapar un hueco".

"Las canciones son bichitos que se reproducen. La misma música te puede servir para dos o más canciones, no entiendo que se me recrimine por eso". Se reconoce el rey del reciclaje: "Voy probando ideas a lo largo de los años"

"Con Mano Negra, le dediqué Santa Maradona y lo agradeció con un artículo en Página 12 donde me invitaba a visitarle. Claro, fui luego muchas veces a Argentina, pero nunca me atreví a llamarle. Hasta que Kusturica me pidió música para su documental sobre Maradona. Nos encontramos y le encantó el tema que le hice, La vida tómbola. Me gustó su forma de ser: tiene interiorizados los códigos del barrio pobre donde creció. Y vive a flor de piel, vive al momento". Algo que comparten sus amigos musicales, que insiste en enumerar: "Amparanoia, Tonino Carotone, Che Sudaka, que viven en Barcelona o alrededores. Pero también saco al escenario a los de La Colifata, esa emisora de radio que hacen enfermos mentales en Buenos Aires: son poesía pura, aunque no lo sepan".

El Manu Chao de 2007 se revuelve incómodo cuando se menciona su activismo político. "Detesto que me consideren el líder de los antiglobalización, los altermundialistas o como quieras llamarlo. Primero, es un movimiento que no admite líderes. Perfecto: lo más fácil del mundo es corromper a un líder. Segundo, nadie me ve como líder, a algunos les gustará mi música y otros pensarán que soy un payaso. Tercero, es peligroso. Estuve en los actos contra el G-8, en Génova, donde la represión fue fortísima, hubo hasta un muerto. Ahora, los policías han reconocido que tenían orden de machacarnos. No quiero que me confundan con lo que no soy y vayan contra mí".

Asegura que Politik kills, Rainin in paradize, Panik panik y otras piezas de La radiolina contienen sus avisos sobre lo que está ocurriendo. De acuerdo, pero son declaraciones esquemáticas; ¿podría intentar sistematizar su postura ante el presente del planeta? "Dudo que haya alguien al volante. Los que mandan ni siquiera saben hacia dónde nos llevan. Estamos en una carrera entre un sistema que se ha vuelto loco y el instinto de conservación de los humanos. Por eso el movimiento atrae a gente tan diversa. Vas a una mani y están desde abuelitas con sus nietos hasta los del Black Block, dispuestos a enfrentarse a la violencia de los polis. Hacia el final de mi disco hay un tema llamado Y ahora ¿qué?, una frase que también va en la portada. No tengo respuestas, sé actuar en el día a día, pero ignoro cómo dirigir toda la energía para que sea eficaz y útil para el movimiento. Allí canto: "Y cada día yo lucho para no decaer, / cada día me espanto de tanto rebuscar".



HOME/PORTADA


1 comentario:

Vicky: Danza y Revolucion dijo...

hola! bueno, veo que te gusta manuchao! como hacés para poner videos en el posteo?chan! jajaja
bueno, tenia ganas de escribiste algo, aunque sea esto...
un beso